El diseño centrado en las personas (DCP) es una aproximación al diseño que sitúa a la persona en el centro de todo el proceso. El objetivo del diseño centrado en el usuario es crear productos o soluciones que las personas encuentren útiles y usables; es decir, que satisfagan sus necesidades teniendo en cuenta sus características